jueves, 12 de noviembre de 2009

Mixtli, nube de algodón

Tomó una hoja blanca que, tal zebra, venía rayada de finas líneas negras, de un negro muy suave, más bien eran grises.
Contempló durante un momento la hoja como buscando en ella la inspiración.
En su mano, entre el pulgar y el índice bailaba, lentamente, un bolígrafo azul que cuando pinta en la hoja deja en su rastro letras de seda.

Mixtli asentó su bolí en el cordial, lo presionó suavemente con el índice y el pulgar y se dirigió al final de su hoja. En la parte inferior, del lado derecho dibujó dos notas musicales y escribió su nombre al lado de ellas. Así firmaba: Do, Ré, Mixtli.
Luego subió un poquito más su bolígrafo y escribió: ¡Escríbeme! Alzó su mano un poco más, y a la mitad de la hoja dejó que la tinta azul hablara de su amor por las mariposas, su maravilloso revoloteo, de cuanto le encantaba acostarse, boca arriba, en la playa para contemplar las nubes, imaginar el mundo de algodón blanco cuyas formas se hacían y deshacían a la buena voluntad del viento.

La tinta azul seguía destellando sus letras de seda sobre el país de las nubes dónde Mixtli desplegaba sus alas buscando alcanzar alguna caricia de nube.
Mixtli es una soñadora, busca siempre en los lugares más recónditos un pedacito de magia.
Había llegado a ¡Escríbeme! De nuevo alzó su mano y se fue al inicio de la hoja. Dejó las dos primeras líneas en blanco, y en la tercera escribió: Querida amiga.

Levantó la cabeza, el bolí girando en sus dedos. Sus ojos miel miraban al cielo como si buscara en las nubes lo que escribiría a continuación. Volvió a concentrarse y las letras fueron dibujándola: Me llamo Mixtli. ¿Quieres ser mi amiga y compartir sueños de algodón conmigo?
Cuando hubo terminado de pintarse en el papel recorriendo las líneas, tomó sus lápices de colores. Estaban el verde, el rosa, el amarillo, el morado, y empezó a dibujar florecitas en los costados llenando los espacios que habían quedado en blanco.

Al terminar su carta la dobló en cuatro, la metió en un bonito sobre azul y escribió: Para tí. Al día siguiente la entregó al cartero pidiéndole que se la entregara a alguna niña de las casas a las que solía llevar su correspondencia.
Ahora Mixtli espera cada día con gran alegría la llegada de letras amigas.
Tal vez las tuyas...
****
Mixtli: significa "nube" en lengua náhuatl.

12 comentarios:

GeRaRdO* dijo...

me encanta
:D
supee original

Shanok dijo...

wooow que bonito cuento, mixtli realmente es una linda soñadora, esperemos que pronto reciba su respuesta amiga.

INSTANTES dijo...

..muy original la forma de relatar.
un gran saludo!

heva dijo...

qué linda historia... pura dulzura :)

un besito!!

Sofi dijo...

Que lindo! y que original a parte. :)
Un besito

La sonrisa de Hiperión dijo...

Pasarse por aquí es siempre dar un paseo por el mundo de los desconocido, de los sentimientos puros. Un sitio de los que ya no quedan... Un placer siempre.

Saludos y un abrazo enorme.

Nohelia dijo...

Que bien escribes, se nota tanta dulzura en tus palabras....que haces una descripción elíptica que te transporta al lugar exacto.

Una preciosidad.

Un saludo

Viv. dijo...

Exquisita pincelada azul!
Te abrazo con cariño, ahora que retorno a mi mundo. Y aunque este no es azul es una suerte encontrar letras de una maga.
:)

Sandra Escobar Ginés dijo...

Tu escritura es un hechizo en sí.
San Shan

Viv. dijo...

Te deseo un estupendo comienzo de año; ¡chin, chin!

Abrazo!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Cuando vamos a tener más cositas tuyas???

Saludos y un abrazo enorme.

Sonita dijo...

Hola Antonio,
gracias por pasarte por aqui! de hecho, ya ves que no he escrito nada últimamente... a ver si mi pluma mágica retoma el servicio, que ya se tomó unas vacaciones bien largaaas!
un abrazo, y FELIZ AÑO!!!