martes, 5 de agosto de 2008

Lullaby

Foto © Sonia Ferreira

"Los tiempos están dificiles para los soñadores, Lullaby", recordó haberselo dicho alguna vez. No sabía entonces que esas palabras podían detener el mundo. Detener el color de sus sueños. Sólo deseaba protegerla y no supo, sino ahora, años más tarde, que no había sabido construirle un puente. Un puente que uniera los sueños de Lullaby con este mundo carente de magia.

Lullaby guardaba sus polvos mágicos en una cajita en el ático.

La recordaba corriendo, escaleras arriba, la mirada centelleante y una dulce sonrisa pintada en su boquita. Corría al ático y abría su cajita de cedro y allí dejaba su puñadito de polvos encantados que las estrellas le habían regalado.
Siempre que los necesitaba, los sacaba con parsimonia y los esparcía en el viento para que llegaran a su destino. Hacía magia. Con su sonrisa, con su dulce mirada, cautivaba.
Un día, Lullaby, dejó de soñar, de llevar los polvos mágicos a su bella cajita de cedro beige y fue perdiendo su poder para hechizar. Se había dejado llevar por la oleada del mundo real, dónde la magia no tenía su lugar. Y olvidó. Olvidó que un día había sido un ser especial.

Ahora, veyendo a Lullaby, su madre se arrepentía de no haberle alumbrado el camino. Los ojos de Lullaby se habían apagado. Pero, quizá no era demasiado tarde, quizá aún podía recordarle su cajita de cedro ahora cubierta de polvo. Subió las escaleras y, al entrever la caja esperó un instante, las manos envueltas en el delantal. Necesitaba dársela a Lullaby cuanto antes. Necesitaba volver a ver el brillo en los ojos de su hija antes de morir.
Se acercó a la caja, la tomó en sus manos y sopló levemente para quitarle el polvo acumulado por los años. Ahí estaba todavía en la tapa, pintada de su mano años atrás, una hermosa bailarina de vestido blanco, guardiana intemporal de la magia.
Bajó las escaleras decidida a construirle a Lullaby ese puente que otrora no supo.

13 comentarios:

Nohelia dijo...

Mucha Magia....y es que cuando te roban los suenyos dificil lo tenemos de volverlos a construir aunque siempre debemos de albergar fe.

Have fun

Chechu dijo...

pero los sueños...sueños son...

hawwah dijo...

Afortunada Lullaby...ahora la magia de esa cajita y de las manos que la guardan la están buscando para devolverle sus sueños:)

un besito

La sonrisa de Hiperión dijo...

Los sueños, algunas veces, pueden ser engañosos. Como los espejismos del desierto. Algunas veces no se convierten en realidad, y joden más que no haberlos visto.
Saludos y un beso guapa

Blonde dijo...

La capacidad de soñar, si se pierde la magia de los sueños, se hagan realidades o no, perdemos todo un mundo de realidades y fantasías. Me gusta soñar.

RIPNE dijo...

La magia puede convertir un día triste en otro plagado de sol.
Lubally es el nombre de mi canción favorita de "The Cure". Acá, también era una cura parece.

J.Mares dijo...

La magia reside en cada uno de nosotros, sólo que a veces es necesario que alguien nos lo recuerde... Como tú hiciste esparciendo unos cuantos polvos mágicos sobre tus palabras. Preciosa historia Sonita. Un besazo linda, Javi

Queiles dijo...

Linda y mágica historia,como suelen ser las tuyas ¡Y pensar que siempre tenemos la posibilidad de la magia, de mirar con nuevos ojos la realidad de cada dia,De descubrir como novedoso lo que cada dia vemos!
Besos

Dig e Bia; Vicente e Odá dijo...

Parabens pelo blog.
Podemos trocar idéias também sobre futebol brasileiro ?
abraços
carlos

Mr Bonkei dijo...

Hecicera,cada uno de tus relatos destilan magia,y hechizas y encantas con tus palabras a quien las lea . Brillante relato y brillantes sensaciones y ademas bella foto de una parte muy hermosa del mundo.
Un abrazo.

Shanok dijo...

vivo, sueño, materealizo,
vivo, sueño, armonia,
vivo, sueño,
amo,
comparto,
sonrio,
vivo,
sueño,
grito,
lloro,,

y sigo soñando mientras siga viviendo,

por que soy de los sueños
como soy de la vida.,

Sonita dijo...

hermoso lo que dices mi Dragon Azul.
te amo

LOOLA dijo...

¿Y si se nos fuera la vida detrás de un sueño...?

Besos brujos!