jueves, 17 de julio de 2008

Un Regalo.

Lo vuelvo a ver. Parece que nunca llegó a irse de verdad. Ahí está, sentado, delante de su caballete que espera, pacientemente, los roces del pincel. Entreveo, un corto instante, cuando baja el brazo, una aspa.
Me quedo quieta. Contengo la respiración para que su imagen no se vaya. Los movimientos demasiado bruscos, el más mínimo alboroto, hacen que se desvanezca lenta e irremediablemente.
Dejo que siga con sus pinceladas coloradas, mientras me deleito del delicado movimiento de su brazo que ondea tal la mano de un orquestador que va delineando notas de música.
Él, pinta. Pinta magia. Pinta para no olvidarla. La magia.
Recuerdo entonces, que alguna vez me habló de un molino de viento especial. Contaba que había en la aldea, en un lugar que se mantenia en secreto para que nadie pudiera perturbar su labor, un molino de magia. Siempre me contaba de la primera vez que lo vió. Decía que me lo iba a pintar para que lo conociera y así tocara su magia. Que un día, cuando estuviera lista, me llevaría al molino.
Nunca llegó a pintarlo, se fue antes de poder hacerlo.
Se voltea lentamente, sus ojos risueños me envuelven con ternura y me dice "tu molino mágico, Nelinha". Llevo la mirada hacia el lienzo, y descubro, fascinada, un hermoso molino blanco de cuatro aspas en un fondo azul, blanco y verde hermoso.
Sonrío. "Gracias papa" digo, emocionada, feliz.
Su imagen se volatiliza. Con él, el cuadro. Pero, guardo para siempre mi molino de magia en el corazón.
De ahí viene mi magia, del molino que me regaló mi papa.

13 comentarios:

Shanok dijo...

lindo....
no más palabras para tan hermosa historia.,
me encantaria poder plasmar en imagen lo que tú viste en ese cuadro y asi poder mostrartelo todos los dias...,

sonrie.
-

Sonita dijo...

entonces, mi Dragon Azul, me quedaré esperando tu maravillosa imagen para éste pedacito de vida.. hasta entonces, lo dejaremos asi..
te amo, sabes?
besito dulce, magico..

La sonrisa de Hiperión dijo...

ufffffffff msa dulce el almíbar
saludos y un beso guapa

Veronica dijo...

Por lo que veo, su padre también dejó su pincelada. Celebro que su magia venga desde lejos, ojalá no se le acabe nunca.

Saludos, bella.

Queiles dijo...

Conserva en buen estado ese mágico molino blanco y deja que su sortilegio nos irradie un poquito de luz.
Besos

Tristancio dijo...

...quiero un molino como el tuyo. En momentos como éste, necesito un momento mágico, aunque sea mínimamente mágico...

Abrazo.-

JMares dijo...

Maravilloso... el cuadro, el molino, el relato, el hechizo. Y tú, tus formas de prestidigitadora para hacer aparecer sonrisas.

Una caricia.

Euge dijo...

Que hermoso recuerdo!
De él es que le viene la magia?

Blonde dijo...

Preciosas pinceladas te dejó tu padre.Las que nunca se olvidan
Qué bonito recuerdo y que bien lo cuentas.

Saludos, desde mi rincón

Mr Bonkei dijo...

Fijate que cosa,tu padre pintor de telas y tu su hija, tambien pintora.Pero de letras y los dos con la misma magia, con el mismo molino van pintando cuadros e historias, la verdad es cosa de magia.
Un gran saludo.

Mr Bonkei dijo...

Tienes un pequeño regalo en mi blog,puedes pasar arecogerlo cuando gustes.
Con todo cariño.

hawwah dijo...

leyéndote, está claro que ese molino es mágico...

:)

Lamotte dijo...

...que lindos los recuerdos de los papás...se te quedan para siempre, sin vuelta....